El cuento dice que Piittel vino al mundo en Central Park , pero mi Piittel apareció en otro lugar de Nueva York .

Era verano .  Estaba caminando por Lexington Avenue cuando un sonido refrescante detuvo mis pasos .

Justo en la esquina con la 57 .

Agua .

Su fluir me sacó del ruido de la calle . Incluso de la propia ciudad .

Allí nos encontramos .

Unos meses más tarde , comencé a escribir .  No fue fácil darle forma a la historia .  Las palabras que brotaban de mis dedos eran mercenarias de unos intereses enfrentados . ¿Cómo podía liberar todas aquellas ideas sin condenarlas desde su nacimiento?  ¿Cómo podía contar todo aquello que me había sucedido?

Escribí un cuento infantil de unas veintidós mil palabras .

Y lo pinté de filosofía .

Te presento a Piittel como mi reflejo desnudo del ser humano, hermosamente envuelto en fantasía .

Espero que te reconozcas .

 

 

Licencia de Creative Commons